jueves, 24 de febrero de 2011

El secreto mejor guardado de Degas

Un año después de la muerte de Edgar Degas, en 1917, sus amigos descubrieron en el insondable maremágnun de su estudio un pequeño ejército de bailarinas, caballos y bañistas realizados en plastilina, cera o arcilla.
Eran 150 esculturas que el artista realizó como ejercicio de experimentación personal. Meros estudios sobre el dinamismo de la forma en el espacio, pero en los que llevó al extremo su ruptura con la estética decimonónica y que tanto alimentarían su trabajo en los cuadros posteriores. Muchas de ellas pueden verse ahora en el IVAM de Valencia.hasta el 17 de Abril

1 comentario:

raúl dijo...

no es extraño que hiciera estos estudios anatómicos previos con pequeñas figuras, se nota que el hombre se lo estudiaba bien, vamos, las bailarinas de degas son perfectas!