martes, 5 de septiembre de 2017

Pequeña isla croata que parece una huella dactilar


Croacia cuenta con 79 grandes islas, más de 500 islotes menores y otros 642 pequeños peñones. Una de esas pequeñas islas es Baljenac (o Bavljenac), situada frente a la costa dálmata,. Apenas tiene 0,14 kilómetros cuadrados de superficie y una longitud de costa de 1.431 metros. Está deshabitada, pero recientemente Croacia solicitó su inclusión en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
La razón es que toda la isla está cubierta por una antigua red de muros bajos de piedra


, que en total suman unos 23 kilómetros de longitud, formando una especie de retícula que hace que, desde el aire, parezca una huella dactilar humana.
Los muros están construídos sin ningún tipo de mortero o cemento, simplemente amontonando y encajando las piedras unas sobre otras. Se levantaron para separar los campos de cultivo, las viñas y los olivares, al tiempo que para protegerlos del viento.