lunes, 21 de abril de 2014

Laki, el volcán que dejo a Europa a oscuras



En el año 1783 una erupción volcánica durante ocho meses en la fisura de Laki (o Lakagígar) en Islandia emitió una nube tóxica que acabó con el 20% de la población del país. El fenómeno tuvo un impacto climático global capaz de generar catástrofes y hambrunas que mataron a un total de 6 millones de personas.  El verano de 1783 en Reino Unido pasó a la historia como el “verano de arena” por la caída constante de cenizas, mientras una bruma que parecía interminable (consecuencia de los gases del volcán) se dispersó por todo Europa.
Fue una de las mayores catástrofes medioambientales de la historia europea.
Laki es una fisura volcánica con 130 cráteres, parte del volcán Grímsvôtn, un fenómeno geológico con un potencial destructivo desmesurado


Las consecuencias de la erupción y como llegaron hasta Egipto    sigue leyendo

2 comentarios:

LIVC dijo...

Muy interesante. La fuerza de los fenómenos naturales es fuerte y devastadora, no digamos un volcán.
Muy buen post.
Saludos!!!

LIVC dijo...

Muy interesante. La fuerza de los fenómenos naturales es fuerte y devastadora, no digamos un volcán.
Muy buen post.
Saludos!!!